CONTRA LA REFORMA DE LA LEY DE LAS ART

CTERA participó del Encuentro de organizaciones Sindicales, que participaron en el Seminario Internacional sobre Salud Laboral, en Setiembre de 2016, en la sede de FESTIQyPra. (Sindicato de Trabajadores Químicos).

En ese marco se ratificó el enérgico rechazo al Decreto de Necesidad y Urgencia, que firmó el Poder Ejecutivo Nacional en Enero de este año, para reformar la Ley 24557. Objetando en todo sus aspectos tanto Sustanciales como formales el mismo.

El mismo fue hecho a medida de las Aseguradoras de Riesgo, y por tanto sólo de Necesidad y Urgencia para la conveniencia de esas empresas.

Bajo el pretexto de disminuir la litigiosidad, y con ello bajar costos laborales, nos enfrentamos a la punta de un iceberg, que intenta arrasar con los Derechos Laborales, y  precarizar a los y las trabajadores.

“… la litigiosidad es el correlato de la siniestralidad y ésta tiene que ver con la ausencia de dispositivos de prevención y la mejora de las condiciones de trabajo en muchos ámbitos laborales…” dijo Stella Maldonado en Setiembre de 2012.

Con esta arremetida, sumado al intento de trasladar la Justicia Nacional Laboral al ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, se convierte a los y las trabajadoras en ciudadanos de segunda, en tanto se inhibe a los mismos de acceder al Justicia, por cuanto impone una instancia administrativa, las Comisiones Médicas.

Todos estos intentos de modificar la normativa laboral, con el argumento de “bajar el costo laboral” para incentivar la inversión, no hacen más que profundizar la flexibilización laboral, es decir, una política de ajuste para los trabajadores y de concentración de riqueza para grupos económicos.

La Ley 24557 de Riesgos de trabajo, es una ley elaborada en la década neoliberal de los  90, que el Movimiento Obrero Organizado ha rechazado y resistido.

Es imperioso que los y las legisladores nacionales no aprueben esta Norma en la comisión bicameral, en tanto serán responsables de agravar las condiciones los trabajadores y arrasar con derechos adquiridos, ratificando una vez mas una ley hecha a medida y exigencia de los empresarios.

Es necesario que se convoque a las centrales sindicales para acordar una Ley integral de Prevención, que tenga como objetivo PRINCIPAL EL CUIDADO DE LA SALUD Y LA SEGURIDAD DE LOS TRABAJADORES.

Esta Ley debería poner su eje en la prevención de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales, el papel del Estado en el control del cumplimiento de las normas de seguridad e higiene en los establecimientos de trabajo, con participación de los trabajadores organizados.

 

Buenos Aires, 10 de Febrero de 2017